Investigación, excavación y descubrimiento

En febrero de 2015, con el apoyo del Área de Gobierno de las Artes, Deportes y Turismo del Ayuntamiento de Madrid, comenzaron las excavaciones en el CONVENTO DE LAS TRINITARIAS DE MADRID para poder localizar los restos mortales de Miguel de Cervantes, fallecido el 22 de abril de 1616 y enterrado en éste mismo convento.

Inicialmente, se procedió a la elaboración de un informe histórico realizado por el doctor en historia Francisco José Marín Perellón: el estudio   de la conformación de la iglesia y el convento en los siglos XVII y XVIII, cartografía histórica, patronatos del convento, registros de inhumación en la iglesia primitiva y traslados de cuerpos y reducciones de restos.

A continuación se inició la excavación arqueológica, liderada por la arqueóloga Almudena García Rubio y por el prestigioso médico forense, doctor Francisco Exteberría. Junto a un equipo multidisciplinar de más de 50 especialistas, intervinieron en la cripta desde las más variadas perspectivas: estudios osteológicos de individuos, digitalización de las momias, informes de micología, georradar, geológicos, numismáticos, informe de escáner 3D y enfermedad y muerte de Cervantes.

El descubrimiento de los  restos de diecisiete cuerpos, inhumados entre 1612 y 1630 en la iglesia primitiva de las Trinitarias y reducidos y trasladados a la cripta entre 1698 y 1730 dio un giro radical a la investigación. Denominado como reducción 4.2/32 tales restos aparecieron junto con elementos y ropajes que han permitido datarlos en el siglo XVII y contrastarlos con la documentación histórica.

El forense y director de la investigación, Francisco Etxebarria, puntualizó: “Es posible considerar que entre los fragmentos de la reducción de huesos localizada en el suelo de la cripta de la actual iglesia de las Trinitarias se encuentran algunos pertenecientes a Miguel de Cervantes”. Junto a los restos de Cervantes (huesos de la mandíbula, los brazos y la cadera) se habrían encontrado también los de su esposa Catalina de Salazar, en similar estado de deterioro.

Los restos del escritor descansan ya en el nuevo monumento en su honor erigido en la iglesia de San Ildefonso del convento de las Trinitarias de Madrid. “Yace aquí Miguel de Cervantes Saavedra 1547-1616″, reza el encabezado de la placa conmemorativa. “El tiempo es breve, las ansias crecen, las esperanzas menguan y, con todos esto, llevo la vida sobre el deseo que tengo de vivir”.


IMPACTO MEDIÁTICO

El proceso de localización de los restos de Miguel de Cervantes en la iglesia de las Trinitarias de Madrid tuvo un impacto en medios de comunicación de todo el mundo equivalente a una campaña publicitaria de casi 78 millones de euros de presupuesto.

Este dato lo ha puesto de manifiesto un estudio realizado para el Ayuntamiento de la capital por la consultora Acceso, al que ha tenido acceso Efe, que ha analizado las noticias recogidas en prensa, Internet, radio y televisión de numerosos medios de ámbito nacional e internacional entre el 9 de marzo al 24 de abril.

La búsqueda de Cervantes generó en esas siete semanas un total de 9.902 noticias, el 68 % en España y el 32 % de ellas fuera del país.

El 79 % de esas noticias (7.769) se dieron por Internet, con una valoración económica de 56 millones de euros; el 16 % (1.612) en prensa (9,3 millones); el 3 % (329) en radio (5,8 millones); y el 2 % en televisión, valoradas en 6,6 millones.

El volumen de noticias generado equivale a una campaña publicitaria de casi 78 millones de euros. El 44 % corresponde a noticias generadas en el extranjero.

Según el estudio, el impacto acumulado en audiencia ronda los 5.900 millones, el 50 % fuera de España, contribuyendo a proyectar la imagen de Madrid como destino turístico cultural.

El análisis indica que medios internacionales de referencia se han hecho eco de la noticia, entre ellos BBC.com, Xinhua News Agency, New York Times o Washington Post.

Igualmente, el proceso de investigación en la iglesia de las Trinitarias tuvo una destacada cobertura en países próximos geográfica y culturalmente, como Alemania, Francia, Brasil, Venezuela o Italia, pero también en países más distantes como China, India, Irán, Tailandia o Catar.